martes, 24 de julio de 2012



EL AMOR Y SUS LÁGRIMAS Y ALEGRIAS.
El amor es un sentimiento poderoso, en ocasiones desbordante. ¿Quién no ha estado enamorado? En determinados momentos experimentamos distintas facetas de amar. Amor de amistad, amor a nuestros padres, hermanos, a Dios. Sin duda el amor en si es complicado y entenderlo es imposible. Solo contamos con certezas. Como: que amar a una persona traerá consigo muchas emociones. Que al final estaremos dispuestos a sufrir, llorar y a reír.
No podemos privarnos a amar.
Aun cuando se haya tenido una experiencia difícil, al amar expandiremos nuevos horizontes. Nuestra alma se nutre. No debemos temer al mar, al ser lastimados. Puede que lo seamos y si es así, tendremos que ser fuertes y apartarnos o nos perderemos en una relación tormentosa. El amor se recibe sin pensar en el futuro, sin buscar marcas en el pasado, se ama teniendo únicamente el presente. ¿Hay acaso un alma gemela? En mi opinión no. No creo que en este mundo en algún lugar del plante haya alguien parecido a mí, que me este esperando para hacerme feliz. Yo creo que nos enamoramos, y lo único que tenemos que esperar en que sea el indicado o indicada. ¿Cómo saber? Pues basta con que te ame tal como eres y tu ames a esa persona tal como es. No hay ni finales felices ni princesas y príncipes esperando por nosotros solo la persona indicada. Esa que no es perfecta y aun así puede comprenderte, esa que no sedera a los deseos y te será fiel porque conoce el placer del amor que tu ledas y sabe que perderlo sería fatal.
Así que no desesperes. A los amores que te han lastimado dilúyelos en tu memoria recordándolos como lo fue no el que es en este momento. A los amores infieles levántalos con el viento y déjalos libres, que encuentren su rumbo en el pasado. Perdona y continúa.
Y al amor que vale la pena, recuerda no todo será como una cálida mañana de inviernos, tienes que tener en cuente los días de inverno, cuando el viento sopla con furia. Aférrate a ese amor que vale la pena y vence las tormentas a su lado.
                      



Me encontraras, pera has de saber que no soy como supones, si no muy distinto.
Soy un humano, por tanto sucumbo ante el miedo. Anido en errores que intento ahuyentar.
Aun así amor te sostendré más allá de la muerte.       

No hay comentarios:

Publicar un comentario